“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copia a sus amigos; nueve de cada diez las estarán esperando. Millones quieren ser informados. El Terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad”. (Rodolfo Walsh)

jueves, 29 de diciembre de 2011

2011

Certezas, dudas y balance

Por Kike Dordal

         Siempre que llega fin de año surge la necesidad de hacer balances, de echar un vistazo de todo lo que pasó, de lo bueno y de lo malo y por fin buscar el equilibrio. El signo de ese balance estará dado por la inclinación del final de esta tarea. Pero no sólo la calificación de un hecho pesa, también hay factores que no tienen aparente conexión directa con los hechos pero pueden variar sustancialmente la balanza. Tener en cuenta esto, garantiza un balance acorde a la realidad o al menos a nuestra visión de esa realidad. Procedamos.


Certezas

          
     Si damos vuelta la vista atrás para ver la senda que nunca volveremos a pisar, podremos advertir varias situaciones y hechos en este ciclo 2011 que están en sintonía con el subtítulo de este párrafo. La profundización de las medidas tendientes a defender y valorar los Derechos Humanos, las discusiones paritarias en casi todos los sectores, la inversión en educación, el programa Conectar Igualdad,  que plantea un récord histórico en nuestro país, sin que esto signifique la inversión ideal, pero sí se trata del camino ideal. El aumento de la recaudación y la presión sobre evasores junto al control del origen de fondos ponen, sin duda, la mira hacia aquellos que deben aportar fondos para incrementar el reparto de la riqueza, bandera de esta gestión. La ampliación de planes sociales, de estímulo a emprendedores, la lucha contra el trabajo en negro y la ampliación de la AUH, son signos indiscutibles de políticas inclusivas. La inversión en tecnología, la repatriación de científicos y industrialización de nuestra economía responde claramente a la intención de salir de aquella simple nación productora de materias primas sin valor agregado en beneficio, por supuesto, de aquellos que si lo agregan. La aplicación de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y la sanción de la ley que declara de Interés Público la producción y distribución de papel de diario convierte a nuestro país en vanguardia a la hora de hablar de derecho a la información y democratización de la palabra, poniendo en evidencia la estafa sufrida por el pueblo Argentino durante más de 30 años, protagonizada por empresarios de los principales grupos mediáticos, junto a otros empresarios que se beneficiaron, la Dictadura y dirigentes políticos que defendían y defienden aún intereses completamente ajenos a la Nación Argentina. Podríamos nombrar muchas situaciones más como la fuerte integración con los países de Latinoamérica, la defensa de la soberanía sobre las Islas Malvinas, la disminución de la pobreza, la inclusión educativa, pero haríamos demasiado tedioso el artículo sobre todo para aquellos lectores ansiosos que esperan las dudas y el balance final para juzgar este trabajo. Adelante entonces.


Dudas 

          
     
     Manteniendo la vista en la senda propuesta en el párrafo anterior también podemos apreciar la cordial relación que en los últimos tiempos tiene este gobierno con la Unión Industrial Argentina – U.I.A. – o con algunas cámaras empresarias que, sumado a algunas otras medidas es válido que se genere la duda de cuál es el grado de profundidad a la que llegará este modelo. La resistencia a la crisis internacional tiene sus costos y no sería coherente con este modelo que ese costo sea financiado por otros sectores que no fueren los del poder concentrado. Los reclamos de la central de trabajadores C.G.T., en la palabra de su Secretario General, Hugo Moyano, pone también algunos mantos ambiguos. Tanto el impuesto a las ganancias como la participación de los trabajadores en las rentas de las empresas son medidas de neto corte inclusivo y de reparto de la riqueza y, sin embargo, no parecen estar en agenda por el momento. Nadie debe desconocer a esta altura que un gobierno peronista sin la CGT se convierte automáticamente en la UCR y su realidad actual. La regulación de las entidades financieras quedó en la intención de algunos dirigentes políticos de Bancos Nac & Pop que presentaron su proyecto pero que duerme plácidamente en algún cajón del parlamento. El control de las empresas Petroleras y sus derivados junto con la minería son actividades que, si bien aportan divisas importantes y crean muchas fuentes de trabajo, producen irreparables daños a nuestro medio ambiente y recursos naturales que, sin control, suman la evasión de las divisas y la precarización laboral. La recientemente aprobada Ley Antiterrorista ha provocado un mar de dudas. Es cierto, como lo ha expresado nuestra querida Hebe de Bonafini, que con un gobierno como el actual no se corren riesgos, pero mirando a futuro y pensando en algunos jueces que aún sobreviven administrando injusticia, esta normativa se convierte en una bomba de tiempo para todos y todas. A no desalentarse, el estado de ánimo del lector ha cambiado sustancialmente. Es necesario hacer un balance, así tendremos claro nuestro camino en el próximo año. Avanti.



Balance

      

     Describir las bondades de las certezas y manifestar la intención de defenderlas, sostenerlas y mejorarlas queda sintetizado en la frase instalada en algunos sectores de la militancia: “Ni un paso atrás”. 
         Suprimir el dolor y generar una luz de esperanza sobre las dudas es la tarea más difícil pero, a su vez, las más necesaria, imprescindible. La lucha debe continuar, no se debe perder nada de lo mejorado y es imperioso avanzar sobre lo retardado.
         No existe en esta gestión de gobierno, desde 2003 hasta la fecha, ningún indicio, medida o hecho político que nos pueda hacer pensar que en algún momento será abandonada la consigna fundamental de un gobierno nacional y popular. Sí existen, como lo mencionamos, medidas que generan dudas de cuál será el futuro de ellas, en tanto operan en contra de los intereses populares. Existe para esto una palabra, no creada por el peronismo, pero si cargada de sentido por la militancia y su dirigencia, que es la LEALTAD. La lealtad se fundamenta en la confianza, en la humildad y en la fortaleza. La confianza sirve para que aunque no lleguemos a comprender el sentido del camino avancemos sobre él. La humildad nos brinda la virtud de aceptar nuestras limitaciones y valorar la capacidad de otros, sobre todo cuando la responsabilidad es de otros y no nuestra. La fortaleza nos permite no abandonar el camino con excusas cobardes, que no hacen más que enmascarar una falta de compromiso y disposición para la lucha. El enemigo es poderoso, siempre lo fue y no dejará de serlo. Simplemente debe saber que su poder no es omnímodo ni debe alimentarse de nuestras propias debilidades y miserias.

         Lo más difícil es estar en momentos difíciles. Desanimarse o desalentarse buscando escusas para abandonar la lucha o, lo que es peor, no sumarse por fin a ella, es lo que el poder espera de nosotros.

         El Kirchnerismo no es para siempre, lo que debe ser para siempre son las conquistas que el pueblo logró durante esta gestión. En la historia figuran los próceres. Los pueblos las escriben, las discuten y las leen. Los dirigentes pasan, pero los pueblos sufren o viven con dignidad.

         Más allá de nuestros choznos deben seguir disfrutando.

         Lo dijo la presidenta en el acto de Huracán en marzo de 2011 “…si están de acuerdo con estas cosas forman parte de esta historia y de este espacio, lo demás es anécdota o vanidades personales.”

         Todos y todas somos parte de esta historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario