“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copia a sus amigos; nueve de cada diez las estarán esperando. Millones quieren ser informados. El Terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad”. (Rodolfo Walsh)

martes, 23 de agosto de 2011

Frase Madre


“ENEMIGO”


Días atrás Hebe de Bonafini expresó una frase, clara y contundente como es su sana costumbre y para no alterar esa rutina provocó revuelo, mucho revuelo, sobre todo en aquellos destinatarios del juicio, claro, sin hacerse cargo, por supuesto. “No son opositores, son enemigos” disparó la madre de uno de los 30.000 pilares del nuevo plan instalado en la Argentina que,  a juzgar por los resultados electorales, vino para quedarse.
Hebe de Bonafini


         Cuanta razón tuvo Hebe en su expresión, aunque algunos intencionalmente quisieron hacer sonar la frase como belicosa o provocadora, pero si la analizamos bien, no es ni una cosa ni la otra, se trata de una calificación certera de algunos actores de la política nacional que, ya casi desenmascarados, insisten en mostrarse neutrales, como meros espectadores y reconstructores de una realidad política que goza de una mayúscula decadencia en su credibilidad.


         Pretender analizar la oposición política a nivel nacional hoy es tarea sencilla, no se puede analizar lo que no se ha constituido. Sin embargo la sensación no es tal y esta disociación entre sensación y realidad fue la sorpresa de la primarias – P.A.S.O. -.


         El único actor político con capacidad de herir la popularidad y aceptación de la actual gestión de gobierno está constitucionalmente impedido de presentarse a elecciones para disputar el gobierno en la Argentina, único camino válido por decisión de todo el pueblo que habita este suelo. Por lo tanto los métodos con los que cuenta no están alineados con la “legalidad” y en el mejor de los casos son inmorales. Este actor recibió el golpe más duro de todos los que podría haber recibido, se quedó sin segundo. La apuesta era sencilla, esperar que algunos de los candidatos anti-K, Duhalde, Alfonsín o Binner, despegue del pelotón y se acerque un poco a Cristina. Esto no sólo no sucedió sino que la paridad entre “los segundos”  y la distancia con “la jefa” fue tan grande como sus miserias y ahora ninguno suelta un tranco. Conclusión, el principal actor político de la oposición, el Grupo Clarín, no tiene delfín para su tarea.


         Teniendo en cuenta el mencionado impedimento del poderoso grupo empresarial y mediático para participar legítimamente en la disputa del gobierno en la Argentina y sumado a los antecedentes del  actor en cuestión a la hora de construir poder – “compra” de acciones de Papel Prensa durante la Dictadura – Acceso a la televisión gracias a la modificación introducida por Carlos Menem, entre tanto otros – no resulta difícil concluir que quien utiliza métodos ilegales, inconstitucionales, extorsivos o que violan las normas que los ciudadanos elegimos no es un oponente o un adversario, es sencillamente, un ENEMIGO. Y eso es precisamente el Grupo Clarín, un enemigo, no de esta gestión de gobierno, un enemigo del pueblo, aunque una importante porción de este pueblo aún no lo advirtió.


         Los contundentes resultados del 14 de agosto pueden hacer pensar a muchos que la hegemonía del grupo multimedios se ha quebrado, y es cierto. Pero la capacidad de invisibilizar hechos o manipular e interpretar maliciosamente la información o armar operaciones de prensa,  no es la única capacidad peligrosa del grupo. Aún queda por quebrar la estructura de poder que le permite interferir en decisiones judiciales, extorsionar dirigentes políticos, gremiales y empleados, comprar pensamientos, analistas y politólogos, manejar economías y determinar reglas del “mercado” consiguiendo grandes “negocios” con algunos Estados, esto, sigue intacto.


Hebe lo advirtió. No hablaba ni de Duhalde, ni de Alfonsín, ni de Binner que pueden ser simples opositores obsecuentes, pero el ENEMIGO está, noche a noche y mañana por mañana en muchos hogares. Con nombres y apellidos. Con mefistofélica diversidad de apariencias, sigue presente. No hay Jesús en esta profesía.


Sólo el pueblo salvará al pueblo.

Kike Dordal

           

sábado, 20 de agosto de 2011

Gorilas latinoamericanos

Todos los sábados, alrededor de las 10 de la mañana, tengo el agrado y honor de compartir el aire con los compañeros de FM 105.3 Del Carmen, de Montevideo Uruguay, en el programa "El Mirador". Siempre conversamos temas que nos vinculan, que no son pocos, tratando de sostener con nuestro pensamiento a esta gran Patria Grande Latinoamericana. 
    Hoy, luego de los contundentes resultados electorales en nuestro país, reflexionamos un poco, sobre lo popular y el desprecio con que algunos sectores sociales y políticos tratan a todo lo que provenga de las masas. En mi barrio le dicen GORILAS. Veamos.




viernes, 19 de agosto de 2011

Ensayo para gorilas...

 Al gorila con cariño
 
Gorila no es lo mismo que antiperonista y a su vez, esos dos términos no son sinónimos de no-peronistas. Anti peronista y no-peronista comparten la cualidad de ponerse, de distintas formas, en la otra vereda del pensamiento peronista. Pero gorila, gorila es otra cosa.


            Que el término gorila esté íntimamente ligado al pensamiento antiperonista no tiene que ver con su exclusividad. Se puede ser antiperonista sin ser gorila y lo que resulta más increíble para muchos, se puede ser gorila aún siendo peronista. Esta estrecha asociación está ligada al hecho que, desde que se acuñó el término, los escasísimos y únicos movimientos populares fueron peronistas, y es precisamente a éste carácter al que el término se refiere.


            Ser o sentir como un gorila, es una figura metafórica que hace referencia, más que a una ideología, a un concepto filosófico de la vida y a un sentimiento, culturalmente construido, y del cual los portadores, no sólo eligen ése pensamiento sino que lo sienten, lo tienen incorporado en sus fibras más íntimas e incluso en ocasiones actúan irracionalmente o compulsivamente en la misma línea de pensamiento. Así es que encontramos ejemplares de esta “especie” humana en todos los ámbitos, credos, profesiones y niveles sociales sin ningún tipo de discriminación. Podríamos decir que nuestra estrella, “el gorila”, engloba todas las categorías definidas por nuestro principal referente del pensamiento nacional y popular, Don Arturo Jauretche. Cipayos, tilingos, mediopelo e incluso zonzos, aunque es de rigor aclarar que el zonzo para dejar de serlo tiene una tarea más sencilla. Para el gorila, la cosa es complicada.


            Básicamente el sentimiento gorila se asienta en un profundo y fuerte desprecio por lo popular, entendiendo por popular a lo masivo, lo común, lo de todos, lo de la mayoría, lo que las masas eligen, porque quieren o porque no tienen opción. El segundo punto importante de este pensamiento está atravesado por la explicación que el actor encuentra a al fenómeno popular despreciado, coloca a las mayorías en un estrato inferior al de él, económico, cultural, religioso, cognoscitivo, físico o si  no encuentra diferencia, se imagina mejor individuo, mejor persona, más lindo. En tercer lugar endilga todos sus problemas, limitaciones y miserias a las incapacidades de estos sectores, justificando en esta sanción muchos actos, que, dirigidos hacia él resultaría en gran injusticia e incluso delitos, pero si tienden a beneficiarlo, bien justificados están.


            El gorila, es absolutamente incapaz de aceptar una equivocación personal frente a una expresión masiva, como Macedonio Fernández pero sin poesía ni inteligencia, creerá que el pueblo se equivoca, ignora o es engañado. Parafraseando a Sor Juana podríamos decir “Gorilas necios que acusáis al pueblo sin razón, sin saber que sois la ocasión de lo mismo que culpáis…”. Es incapaz también, de respetar las decisiones populares aún creyéndolas equivocadas, en definitiva, es incapaz.


            El “voto de baja calidad”, “vota al pato Donald”, “miran a Tinelli y compran un plasma”, “les falta educación”, “votan por el plan”, son sólo algunas de las expresiones de esta especie que, lejos de estar en extinción, se victimiza y baja las orejas cuando los vientos populares soplan casi huracanados.

            Lamentablemente para ellos debemos informarles que, desde 1912 existe la ley N° 8.871 conocida como Ley Sáenz Peña y desde 1947 la ley N° 13.010 la ley de Eva Perón, ambas leyes nos brindan las herramientas necesarias para que todos y todas los ciudadanos y ciudadanas de la República Argentina tengamos el mismo derecho a decidir, elegir, pensar y opinar. Apreciando la coyuntura,  resulta evidente que estamos dispuestos a usar esas herramientas. Aunque a los gorilas no les guste.



Kike Dordal

           

lunes, 15 de agosto de 2011

Duhalde y el "orden establecido"

A los “subversivos” 2011



         El ex Gobernador  de la provincia de Buenos Aires, ex presidente, no electo, de la Nación y ahora, ex referente político del distrito más poblado de la Argentina, al reconocer su actual posición política,  expresó una frase, que aunque a todos nos sonó violenta, no es menos verdadera y de una vez por todas debemos visibilizarla y darle su real sentido.


Eduardo Duhalde
         "Veo hoy, en 2011, flamear banderas de organizaciones subversivas, porque lo son y lo han sido; no es el peronismo en el que yo creo". Fue la “poco feliz” frase de Eduardo Duhalde, que sin duda esconde el odio, la impotencia y el desprecio que siente este dirigente y algunos otros por el sistema democrático, sobre todo cuando en éste garantiza la participación libre de todo un pueblo.


         Pero los gobiernos cipayos, junto a las dictaduras, nos han venido robando el sentido de las palabras y como a nuestra nación, debemos recuperarlo. Si buscamos en cualquier “mataburro”, aún en el más moderno, “gugleando”,  no vamos a encontrar asociación seria entre subversión y “terrorismo”. Aunque el sentido cotidiano instalado por los militares y la dirigencia política mercenaria lo ha venido utilizando como sinónimos.
Subvertir significa, ni más ni menos, que invertir el orden, textual, el diccionario de la lengua española de Espasa-Calpe expresa: “invertir, desestabilizar o destruir lo establecido”. Para invertir el orden establecido, para desestabilizar a gobiernos de facto, fraudulentos y/0 traidores, o destruir las políticas establecidas por éstos administradores del Estado, han muerto innumerables compatriotas a lo largo de nuestra historia. En honor a ellos y ellas, nuestros muertos en batalla, desde 2003, se vienen desarrollando políticas que, sin que nadie lo pueda negar, han invertido algunos órdenes.






La enumeración es más larga, pero haría muy extensa esta reflexión y no es ésa la intención.

No nos espantemos, que nos llamen “subversivos”, sobre todo observando la fuente, resulta un gran halago. Hemos crecido, hemos aprendido a subvertir los órdenes en paz, sin armas ni violencia, con consenso, con acuerdo, con militancia, con discusión, tolerancia y convicciones. Ahora es el turno de ellos. De que crezcan, o por lo menos, que se callen un poco. 

                                                                                                                                                                                                Kike Dordal

sábado, 6 de agosto de 2011

Crisis de Occidente

Bombardeos de Plaza de Mayo
Todos los sábados, alrededor de las 10 de la mañana, tengo el agrado y honor de compartir el aire con los compañeros de FM 105.3 Del Carmen, de Montevideo Uruguay, en el programa "El Mirador". Siempre conversamos temas que nos vinculan, que no son pocos, tratando de sostener con nuestro pensamiento a esta gran Patria Grande Latinoamericana. 
Hoy atendiendo a la grave crisis de occidente tratamos de situarnos desde este sur abandonado que resurge de las cenizas a fuerza de lucha y trabajo.